[Solución] Xbox One se enciende y luego se apaga

En algunos casos, la Xbox One se apaga inmediatamente y, en algunos casos, después de unos segundos. Si la consola también sigue apagándose, puede solucionarlo rápidamente siguiendo algunos pasos. Recuerda que puede haber múltiples razones por las que está sucediendo con tu consola. Podría ser un problema importante de hardware, cables defectuosos, y algunas personas también han informado de este problema después de actualizar el software. Esta guía incluye todas las soluciones; asegúrese de probarlos todos y, con suerte, uno de ellos solucionará el problema.

Como se mencionó anteriormente, podría haber múltiples razones detrás de este problema; por eso hemos tratado de cubrir todas las soluciones. Primero, pruebe todas las soluciones; si ninguno de ellos funciona, debe ponerse en contacto con el servicio de atención al cliente y obtener su consola arreglada por un especialista.

Nota: No importa qué solución solucione su problema, restablezca de fábrica la Xbox One; de lo contrario, podría comenzar a suceder de nuevo.

Solución 1: si su Xbox One se apaga después de un tiempo

Si la consola no se apaga al instante, puede hacer dos cosas que pueden solucionar este problema.

1.) Restablecerlo de fábrica.

El restablecimiento de fábrica puede solucionar este problema; puedes restablecer tu Xbox One sin perder tus juegos y aplicaciones. Siga los pasos a continuación para restablecerlo de fábrica.

Configuración > información de la consola de > del sistema > Restablecer consola > Restablecer y mantener mis juegos y aplicaciones.

2.) Cambiar la configuración de energía

Cambiar la configuración de energía al modo «Encendido instantáneo» puede solucionar el problema en algunos casos. En el modo «Instant-on», la consola se inicia más rápido y también puede activarla con su voz.

Seleccione Perfil y configuración de > del sistema > general > modo de encendido y arranque, y seleccione Modo de encendido instantáneo del menú desplegable.

Solución 2: Restablecer la fuente de alimentación interna

Desenchufe el cable de alimentación de la consola y espere al menos 10 segundos antes de volver a conectar el cable. A continuación, pulse el botón de encendido para arrancar la consola.

Solución 3: Mantenga presionado el botón de encendido

Cuando la Xbox One esté apagada, mantenga presionado el botón de encendido durante 10 segundos o más. Este método restablece la consola y entrará en modo de espera. Una vez hecho esto, encienda la Xbox One y podría arrancar normalmente.

Solución 4: Sigue intentándolo con el botón de encendido

Intenta encender la Xbox One hasta que haga un zumbido; cuando escuche ese ruido, presione el botón de encendido una vez más y podría arrancar normalmente.

Solución 5: Presione el botón expulsar repetidamente

Presione el botón de expulsión 5-10 veces seguidas; en algunos casos, funciona. Si no funciona para usted, deje de hacerlo y pruebe otra solución.

Solución 6: Utilice una toma de corriente diferente

Este problema de arranque también puede ocurrir debido a la falta de energía. Si usa una regleta conectada con más aparatos, intente usar una toma de corriente diferente, retire algunos de los dispositivos e intente encender la Xbox.

Solución 7: Retire los dispositivos USB

Retire todos los dispositivos USB antes de encender la Xbox One; si te enfrentas a este Problema de inicio después de una actualización de software, este método debería solucionarlo. Una vez que la consola arranca normalmente, puede conectar los dispositivos USB y comenzar a jugar.

Solución 8: Desenchufe el disco duro externo

Desenchufe el disco duro externo y encienda la consola. También puede intentar quitar los dispositivos USB y el disco duro externo, y podría funcionar.

Solución 9: Calienta la consola con un secador de pelo

Usa un secador de pelo y sopla aire caliente en las rejillas de ventilación de la Xbox One. Asegúrese de que el aire no esté demasiado caliente y hágalo solo durante 3-5 minutos. Si crees que hace demasiado calor, puedes tomar un descanso y comenzar a soplar el aire nuevamente. Si puede abrir el ladrillo de poder, también puede soplar aire caliente en su sincronización de calor y ventilador. Cuando nada funciona, esta solución lo hace.

Nota: Si se exagera, puede derretir partes importantes y dañar aún más su consola.

Si ha probado todas las soluciones mencionadas anteriormente, lo más probable es que su caso esté relacionado con el hardware que debe ser reparado por un especialista. A continuación hemos mencionado algunas razones comunes por las que surge este problema.

Transformador de energía defectuoso

Un transformador de energía defectuoso puede causar problemas de arranque al 100%. Intente reemplazarlo y vea si soluciona el problema.

Fuente de alimentación defectuosa

La Xbox One requiere una mayor ráfaga de potencia en el arranque inicial; es posible que una fuente de alimentación defectuosa no pueda hacer eso; por lo tanto, la consola se apaga al instante.

Líquido en Placa base

Si ha derramado líquido en su Xbox One, es posible que haya llegado a la placa base y la haya dañado. Esto no es algo que pueda arreglar por su cuenta a menos que sea un experto. Recomendamos ponerse en contacto con el soporte de Microsft o visitar el centro de servicio más cercano y arreglarlo.

Sobrecalentamiento de la consola

Si la consola se sobrecalienta, la consola se negará a encenderse y se apagará instantáneamente. Para solucionar esto, solo tienes que esperar un tiempo y arrancar la consola. (Asegúrese de que los ventiladores estén limpios y que las rejillas de ventilación no estén obstruidas).

Xbox One emite un pitido pero no se enciende

Si su Xbox One emite un pitido pero no se enciende, puede intentar presionar el botón de expulsión de 5 a 10 veces seguidas o restablecer la fuente de alimentación interna desenchufando la consola durante 10 a 15 segundos y volviéndola a conectar.

Este problema es bastante grande, y no podemos darle el consejo correcto en un solo párrafo; es por eso que hemos escrito otra guía para solucionar este problema. Leer: [Fixed] Xbox One no se enciende pero emite un pitido

Xbox One se apaga repentinamente

Esto podría ser un problema de sobrecalentamiento, asegúrese de que las rejillas de ventilación no estén obstruidas e intente quitar todos los dispositivos externos, y vea si vuelve a suceder; en algunos casos, los dispositivos externos defectuosos pueden obligar a la Xbox a apagarse repentinamente.

Xbox One se apaga al conectarse a WiFi

Un. Para solucionar esto, siga los pasos a continuación:

  1. Abra un navegador web.
  2. Inicie sesión en el enrutador ingresando la puerta de enlace predeterminada en la barra de direcciones del navegador de Internet.
  3. Introduzca el nombre de usuario y la contraseña.
  4. Seleccione Puerta de enlace en el menú y, a continuación, seleccione Conexión y, en el submenú, seleccione WiFi.
  5. Haga clic en Editar en la red que desea utilizar.
  6. Seleccione «Mostrar más opciones de seguridad» y haga clic en WPA TKIP
  7. Presione Aplicar y, a continuación, guarde.

P. Xbox One algo sucedió de nuestra parte.

En la mayoría de los casos, una actualización incompleta del sistema puede desencadenar este error. Para solucionar esto, restablezca de fábrica la consola y volverá a descargar la actualización completa. Siga los pasos a continuación:

Configuración > información de la consola de > del sistema > Restablecer consola > Restablecer y mantener mis juegos y aplicaciones.

Artículos Relacionados